Educación redistribuye netbooks ociosas y recuperadas por técnicos del organismo

A partir de una iniciativa surgida desde la cartera educativa, se recuperan máquinas que quedan sin uso en las escuelas por distintos desperfectos, se las repara y son entregadas en instituciones que no están alcanzadas por el plan nacional Conectar Igualdad.

Ante un problema, se pensó una solución. Y la puesta en marcha de la idea demostró que, aún con recursos escasos, cuando hay voluntad el objetivo se alcanza.

Eso es lo que logró el equipo provincial encargado de coordinar en Chubut la instrumentación del Plan Nacional Integral de Educación Digital (Planied), que lidera Marisol Palicio, cuando al notar la gran cantidad de notebooks ociosas que quedaban en las escuelas, se propuso recuperar ese remanente para arreglarlo y redistribuir los dispositivos.

“Si bien Conectar Igualdad buscó promover la inclusión digital y hacer efectivo el derecho a la igualdad, en nuestra jurisdicción no tardaron en llegar las objeciones, tanto en cuanto a los destinatarios de los equipos -porque no alcanza a todos los niveles- como a la acumulación de máquinas ociosas”, recordó Palicio.

Ante esa realidad, junto con el referente técnico jurisdiccional, Sergio Centofante, comenzaron a pensar soluciones hasta que elevaron a las autoridades de Educ.Ar el proyecto de redistribución de notebooks ociosas, que logró pronta aceptación.

A mediados del ciclo lectivo 2016 se realizó un exhaustivo relevamiento de equipos en las instituciones, que arrojó como resultado la existencia de más de 3000 aparatos sin usar.

Así fue que el programa se puso en marcha para redistribuir de manera equitativa esas notebooks arregladas a las instituciones que no están alcanzadas por el programa: las escuelas de Educación para Jóvenes y Adultos, los Institutos Superiores de Educación Técnica y los Centros de Formación Profesional.

TAREA MINUCIOSA

Yuri Arriagada y Denis Gangas, son los técnicos que realizan la minuciosa tarea de desarmar los equipos, hacer el diagnóstico y recuperarlos para que puedan seguir siendo utilizados. El trabajo demanda tiempo y no es sencillo. Por la disposición de la placa y el diseño interno de las máquinas, para cambiar la pila agotada -que es una necesidad del grueso de los equipos que se recuperan- hay que desarmar por completo la notebook.

También hay máquinas que se reciben con pantallas, teclados y carcasas rotas, aunque no son mayoría. “Sabemos que el embudo se produce en el área de reparación, pero el trabajo es muy artesanal; por semana en promedio quedan cinco máquinas restauradas y para incrementar el volumen, por la demanda que tenemos, estamos acordando un convenio con dos escuelas para que sus estudiantes realicen prácticas profesionalizantes”, contó Palicio.

Los resultados de esta idea gestada puertas adentro del Ministerio de Educación, ya está dando sus frutos: se entregaron en poco más de un año 410 equipos recuperados que representan 16 aulas digitales itinerantes.

De esta manera, el operativo comenzó a dar respuesta a una larga lista de pedidos de instituciones y estudiantes que no están alcanzados por ninguno de los programas de Educación Digital del Ministerio de Educación de la Nación, fortaleciendo las decisiones político educativas que se toman en Chubut y que tienen que ver con la firme convicción de privilegiar las trayectorias educativas, favoreciendo las condiciones en que los jóvenes acceden al conocimiento.

El plan de recuperación de equipos de Conectar Igualdad, contempla dejar un remanente  equivalente a la matrícula de un curso testigo de primer año de la institución, para poder cubrir las necesidades de los ingresantes, nuevos docentes y roturas, entre otros casos.

Las máquinas restauradas, integran un aula digital itinerante para los establecimientos que no son alcanzados por el programa nacional, con un total de 10, 20 o 30 equipos según la matrícula de la institución destinataria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *